RSS

Levantar la mirada y ver que hay algo más, el Coworking

23 Nov

Este verano pasado me vi sorprendido por un acontecimiento que ni en mis mejores pensamientos supuse que se podría producir y, tan siquiera, que pudiese ser llevado a cabo. Tras más de 25 años sin tener prácticamente contacto de mis compañeros y amigos de clase del colegio (y estoy hablando de mis años de estudiante de EGB), a través de las redes sociales nos hemos reencontrado.
Resulta curioso ver como la afortunada idea de un excompañero del colegio, al crear un perfil social con el nombre del mismo, ha conseguido crear una sinergia que abarca a diferentes generaciones cuyo único nexo de unión es haber estado en ese mismo centro académico durante varios años de su vida. Lo único que pretendía era poder retomar el contacto con aquellas personas que compartieron infancia, estudios, juegos en el patio de recreo y, sobre todo, esa especial amistad que se desarrolla en esos primeros años de vida.

Esta situación es la que nos llevó, como decía anteriormente, a que los compañeros de una generación y, un grupo entrañable, nos pudiésemos volver a reencontrar y empezar a recordar batallitas de nuestra niñez.

Al cabo de un tiempo y, pasada ya la euforia del reencuentro con esos que fueron mis primeros y auténticos amigos, me he ido dando cuenta de la evolución a la que nos vemos sometidos a lo largo de nuestra vida; tanto como individuos, como estudiantes y trabajadores.
Pasamos de tener unas relaciones flexibles y abiertas a unas estructuras, más o menos jerárquicas, que van acotando nuestra originalidad y nuestras relaciones hasta convertirlas en algo más rígido, especializado y particular; mermando, en cierto sentido, nuestra capacidad natural de relación con los demás así como un pensamiento más original y nuestra capacidad de interactuar con otros compañeros y personas de nuestro entorno.

En este sentido, nuestro entorno de trabajo resulta estructurado y clasificado, donde las colaboraciones se producen con acuerdos hechos de un modo “artificial”, y es aquí donde entra en acción la sinergia del Coworking.

El coworking es en su origen un paso al frente, una evolución, de los que en su día eran los Cibercafés, pasando a ser espacios de trabajos compartidos por trabajadores, autónomos y PYMES. Dotándoles para ello de un espacio físico o virtual donde poder elaborar sus proyectos.
Estos espacios de trabajo compartidos tienen en su estructura la característica común de ser espacios diáfanos, sin más separación física que las propias de los baños, salas de reunión y conferencias. Sin embargo, el gran aporte de estos espacios de trabajos no radica en la posibilidad de abaratar nuestros costes con respecto a tener nuestra propia oficina o local en el cual desarrollamos nuestra labor; sino que nos pone en contacto con profesionales de otras áreas o disciplinas profesionales, pasando a ser espacios donde pueden, y de hecho surgen, acuerdos y colaboraciones espontáneas. Es decir, nos hace elevar la mirada más allá de nuestro propio ombligo para darnos cuenta que las relaciones que podemos establecer a través de estos espacios, donde las barreras arquitectónicas han sido reducidos a la mínima expresión, nos potencia una característica innata en nuestra especie; la de ser seres sociables e interactuar de modo más natural; con un pensamiento más flexible y original que repercuta en la consecución de nuestros objetivos profesionales y, por tanto, la satisfacción personal.

Esta sociavilización de las relaciones profesionales en los espacios compartidos, pueden ser (y deben ser) llevados a la empresa tradicional, ya que de ella, no sólo se mejoran las relaciones personales entre los miembros de la empresa, de un departamento en particular o de un proyecto, sino de todo el conjunto de la empresa.
En definitiva, no es más que conseguir volver a tener esa frescura de pensamiento y de relaciones que teníamos cuando éramos pequeños y que el coworking se ha encargado de recordarnos.

¿Y tú, hacer CoWorking?

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 23 noviembre, 2012 en C.M., Inicio

 

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: