RSS

¿Por qué no entiendo al Community Manager?

12 Dic

Imagen: freedigitalphotos

Imagen: freedigitalphotos

Bueno, creo que estaremos todos de acuerdo que para que exista una comunicación entre dos personas o más, es preciso que utilicen el mismo código para que el mensaje emitido sea interpretado correctamente por el receptor.

Tradicionalmente, cuando estudiamos las funciones del leguaje, lo primero a lo que se suele hacer referencia es a la existencia de un emisor, que emplea un canal de comunicación para poder emitir un mensaje.

Ese mensaje está contenido por un código que ha de ser compartido tanto por el emisor del mensaje como por el receptor del mismo. Sin embargo, la correcta percepción del mensaje o no, va a estar sujeta a la acción del ruido que nos encontremos en el canal empleado para su transmisión, y todo ello dentro de un contexto que define a la situación a la cual nos referimos.

Pues bien, ese es precisamente, el inconveniente con el que nos encontramos cuando tratamos con nuestros clientes. Utilizamos el mismo canal, el mismo código y el mismo contexto, sin embargo somos nosotros como emisores los que introducimos el ruido que hace que se pueda conseguir que el mensaje sea percibido por nuestro receptor de forma nítida y limpia para poder ser comprendido en plenitud.

Solemos tratar términos que, para nosotros, resultan tan “normales” que, en muchas ocasiones nos olvidamos de algo tan simple como es hacer que se nos entienda en una simple reunión.

Podemos tener la impresión que si no empleamos términos tan espectaculares como SEO, SEM, ROI, Branding, Engagement, Targets, etc., no somos buenos profesionales de nuestro sector. Y adornamos nuestras explicaciones con esa fragancia espectacular de conceptos y términos al alcance de sólo unos elegidos para la gloria del Olimpo, diferenciándonos del resto de los simples mortales (amén de las vestimentas de algunos sujetosJ). Sin embargo, creo que sería bueno normalizar nuestro lenguaje y adaptarlo al del resto de los mortales (nuestros clientes u otros interlocutores).

Esto no significa que nos olvidemos o que tengamos que desconocer los conceptos y la terminología propia que definen y contextualizan nuestro día a día; no en vano son términos adquiridos de la lengua inglesa, que es donde se han originado, expandido y popularizado (al igual que otras muchas de diferentes ámbitos).

Por lo que abogo es por una humanización racional de nuestras acciones, de lo que decimos y de lo que hacemos. Y es que por mucho que nos empeñemos en querer ser diferentes, lo único que nos diferencia del resto de los trabajadores mortales no es más que desempeñar una función que nos apasiona  y nos absorbe dando lo mejor de nosotros mismos. ¡Pero no somos los únicos que disfrutan con su trabajo!

Así que, de cara a nuestros clientes, es conveniente tener la suficiente “delicadeza” para que nos puedan entender (en un primer momento), para que después comprendan de un modo más fácil, veraz y real el duro trabajo de nuestras competencias y, a partir de ahí, poder ofrecer una cierta educación o familiarización con los términos que habitualmente empleamos y, poderlos emplear con cierta libertad sin que sean entendidos como “esas palabrotas raras” típicas de un ser extraño llamado Community Manager, mientras que vemos ante nosotros como nuestros clientes empiezan a mirarnos “con cara de chinos”.

Y tú, ¿en qué idioma les hablas?

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 12 diciembre, 2012 en C.M., Inicio

 

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: