RSS

¿Quieres una oportunidad? Prepárate y ¡Tira la puerta a cabezazos!

21 Dic

Imagen: freedigitalphoto

Imagen: freedigitalphoto

Si has aterrizado en este blog y estás leyendo este post, seguro que te habrá llamado la atención el título del mismo.

Espero que tu “sorpresa” sea agradable a lo largo de la lectura del mismo y que puedas compartir alguna experiencia similar.

Cuando nos enfrentamos al duro camino de tener una oportunidad para iniciarnos en un campo profesional, a menudo nos encontramos con la barrera de no saber exactamente si estaremos preparados y si podremos cumplir con las expectativas que han puesto en nosotros; o lo que es peor, podemos llegar a no saber si podremos cumplir con nuestras propias expectativas. ¿Estaremos a la altura? ¿Seremos capaces de afrontar nuestro reto?

Creo que todos alguna vez nos hemos llegado a formular estas cuestiones y, aunque ya tengamos un trabajo, debemos seguir preguntándonoslo y reformulando nuestros objetivos a cumplir.

Una vez que tenemos definido un objetivo, el que deseamos y queremos alcanzar, debemos de poder tener claro una estrategia para lograrlo. Es cierto que durante el proceso vamos a tener que enfrentarnos a retos, situaciones y dificultades que no esperábamos que se pudiesen llegar a presentar o que nos retrasen más de lo que habíamos supuesto en un principio.

Entonces, ¿cómo lo hacemos?

Debemos de tener la visión de plantearlo como pequeñas etapas que debemos ser capaces de cubrir, como una secuencia lógica de pasos que debemos dar uno tras otro. Es igual que como cuando aprendemos a andar. En un principio lo haremos de forma torpe, necesitaremos apoyos, nos caeremos y nos haremos daño, y aún así, lo seguimos intentando una vez tras otra, hasta que somos autónomos en esa tarea y la conseguimos ampliar hasta ser capaces de correr y saltar. Pues el camino hacia la consecución de nuestro objetivo ha de ser igual.

Podemos diseccionar un plan que analice nuestros puntos fuertes y débiles, de forma real y analítica. Hemos de ser capaces de saber ver e interpretar cuales son nuestras debilidades, fortalezas, que nos puede suponer una amenaza hacia la culminación del éxito y que oportunidades tenemos en nuestro entorno que nos puedan facilitar ese éxito marcado. Dicho de otro modo, si conocemos nuestros puntos fuertes y débiles, seremos capaces de tener una visión más precisa acerca de lo que necesitamos y vamos a poder planear cómo conseguirlo para sumarlo a nuestros puntos fuertes.

Una vez que hemos llegado a este punto, donde hemos ido cambiando cosas y haciendo que nuestros puntos débiles, lo sean menos, o incluso lo hayamos conseguido transformar en un punto fuerte, nos queda enfrentarnos al reto que nos hemos marcado como objetivo. Y ahí es donde podemos encontrarnos que nos cierran las puestas de modo constante.

Tenemos que ser conscientes que no nos van a dar las cosas por las buenas y, que junto a nosotros hay otras personas, otros candidatos igual de preparados o incluso mejor preparados que nosotros. Tampoco nos van a poner las cosas fáciles, no nos van a decir eso de “pase usted”.

Vamos ha tener que luchar para poder tener la oportunidad de ser merecedores de poder llegar hasta la puerta; sí, aún no hemos llegado a ella, estamos en el camino. Y cuando llegamos a esa puerta, la que creíamos que íbamos a abrir, nos la cierran en las narices y nos encontramos frente a la línea de salida, no vemos la puerta y lo peor de todo, tenemos la sensación de haber perdido el tiempo, de haber fracasado en el empeño de conseguirlo.

Llegado ese momento, podemos plantearnos si realmente el objetivo es alcanzable, si hemos tenido en cuenta nuestras fortalezas, nuestras debilidades, si hemos aprovechado nuestras oportunidades y si hemos sucumbido ante nuestras propias amenazas. Con independencia de las respuestas que podamos darnos llegados a este punto, tenemos que tener la suficiente perspectiva como para ser conscientes de lo conseguido, del camino recorrido, de cómo lo hemos realizado, de todo aquello que ya hemos superado y que no suponen grandes montañas.

Debemos de tener esa actitud y aptitud positivas de saber que sólo era una batalla y que quedan muchas más en nuestra guerra. Hemos aprendido algo, no nos van a regalar nada, así que si esa puerta no se abre, podremos probar con la siguiente y podemos utilizar nuestra cabeza para conseguir abrirla; aunque sea a cabezazos. ¿O dejaste de intentar andar porque te caíste la primera vez?

Y tú, ¿te das una oportunidad para abrir puertas?

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en 21 diciembre, 2012 en C.M., Inicio

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Una respuesta a “¿Quieres una oportunidad? Prepárate y ¡Tira la puerta a cabezazos!

  1. covenred

    21 diciembre, 2012 at 4:26 pm

    Reblogged this on covenred and commented:
    Cómo vender en las redes sociales Covenred – Ecuador

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: