RSS

¿Por qué no te contesta el Community Manager cuando quieres?

07 Ago

Imagen: FreeDigitalPhotos

Imagen: FreeDigitalPhotos

En los diferentes ámbitos en los que los Community Managers desarrollamos nuestras funciones, siempre tenemos la misma paradoja a la que enfrentarnos; una que resulta recurrente y para la que no existe una respuesta simple.

Me refiero a ese momento intenso, crucial, ilusionante y cercano; el comunicarnos de forma interactiva con los usuarios de la red.

El vértigo que se produce es similar al de tener que hablar ante un público; es esa sensación de tensión por la responsabilidad de aquello que se tiene que comunicar y, que todos deseamos poderlo hacer bien para que nuestra audiencia comprenda correctamente el mensaje y la información en él contenido. Pues bien, esa misma sensación es la que nos lleva a interactuar con los usuarios, pero claro está, a través del teclado y de la pantalla de nuestro PC, tablet o smartphone.

Muchos de vosotros estaréis de acuerdo conmigo que una respuesta eficaz y eficiente temprana tendrá un efecto muy positivo sobre el usuario, sobre la marca y sobre nosotros mismos, aun cuando se trate de un comentario crítico que nos han hecho llegar.

Y supongo también que estaremos de acuerdo con que no siempre dar esta eficacia en las respuestas resulta fácil ni posible; por más horas que nos empeñemos en ponerle al día. (¡Que también somos personas! ;p )

Algunos de los aspectos que nos pueden hacer que nos retrasemos en las respuestas a los usuarios son:

El Tiempo, ese mal aliado

En la mayoría de las ocasiones esa falta de respuesta temprana viene provocada de la falta de tiempo material para poder atender correctamente a las demandas de los usuarios, ya que nos vemos desbordados por las “infinitas” tareas que se nos van asignando a lo largo del día (presentar algún informe, asistir a reuniones internas y con clientes, atender a las peticiones del departamento de marketing, solventar dudas propias y ajenas, asistir a eventos y formaciones, etc…)

Divide y vencerás

Esta era la máxima de Julio Cesar en el campo de batalla y sí, a nosotros también nos afecta. Cada vez nuestros clientes quieren tener mayor presencia en las redes sociales y eso, inexorablemente nos lleva a tener que estar presente en más redes.

¡Ya se, ya se!, el estar presente en más redes sociales no es tener mayor presencia en la Red. Pero ese es otro caballo de batalla, es el demostrarle a ese cliente insistente que cantidad no significa calidad, y eso suele llevarnos algún tiempo hasta que recapacita y podemos encauzar la presencia online. Y mientras ese momento llega, nos tienen divididos y vencidos (seguro que a más de uno esto os es muy familiar 🙂 )

En busca del Arca Perdida

Otro motivo de retraso en las interactuaciones con los usuarios suele ser que nos enfrascamos en bucear por los datos del tráfico de la red para ver por qué un planteamiento no funciona y otro sí. Nos quedamos absortos, desgranado los datos de las diferentes métricas, y las analizamos como el que disecciona insectos bajo un microscopio para poder entender lo que sucede. O bien, nos metemos al más puro estilo Indiana Jones (con látigo y todo 😉 ) a documentarnos para poder hacer frente a los artículos de los blogs o a la creación de contenidos para alguna website.

Enemigo a las puertas

Todos sabemos que cuando nos metemos de lleno en algún proyecto, sea éste de la naturaleza que sea, siempre tendremos que estar atentos a los posibles imprevistos que nos puedan surgir. Estos imprevistos además tienen el “don” de la oportunidad; es decir, cuando el tiempo nos hecha el aliento en la nuca, estamos más divididos que nunca y nos sentimos no sólo vencidos sino destrozados, y estamos en el fondo de la desesperanza analizando datos que no nos ayudan a aclarar que sucede y por qué nuestra estrategia no funciona, nos llega ese “imprevisto” desde dentro de nuestra propia empresa (compañero o jefe) que nos lanza sin querer unos zapatos de plomo acompañado de algún comentario del tipo:

“Dáselo al Community, que está todo el día en Internet sin hacer nada”-.

En ese momento uno desearía poder desatar el Apocalipsis de la saga de los X-Men (toma momentazo “friki” del post 😉 ); sin embargo, decidimos disfrazarnos de Superman y sacar a relucir nuestros superpoderes de CM para, como diría Cervantes por boca de Don Quijote; “Desfacer entuertos”, y poder acabar el día cansados pero con la certeza de haber podido con todo. Es la simple satisfacción de saber que se ha podido hacer un buen trabajo.

Y tú, ¿Qué superpoderes utilizas para acabar tu día de CM?

Anuncios
 
 

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: